Autoestima y Seguridad

Autoestima y Seguridad
{lang: 'es'}

Cuando llegamos al mundo todos nacemos iguales en cuanto a nivel de autoestima y seguridad se refiere. Al pasar los años vamos creciendo, y nuestra autoestima va cambiando dependiendo de muchos factores. De la familia y amigos que tengamos, de problemas que nos vayan surgiendo, de nuestra forma de ser. Todo esto y algunos factores más forjarán un carácter y un grado de autoestima.

En ocasiones a lo largo de tu vida conocerás y te encontrarás con personas que te demostrarán su desprecio, que te harán sentir inferior o directamente te ignoren. En muchas de estas ocasiones lo harán por pura envidia, te ven superior, más guapa, más inteligente, más extrovertida y alegre. Al no poder alcanzar tu grandeza esa es su manera de igualarse a ti, intentando rebajar la tuya. Cuando eso ocurra no lo permitas, no entres en debates, responde con indiferencia, ignórales, eso les dolerá más que si lo haces con un desprecio, te igualarías a sus malas maneras.

Una vez leí una corta historia que decía: “En una ocasión un alumno acudió a su maestro para decirle: maestro hay algunos alumnos que no paran de insultarme y no sé qué hacer. El maestro le dijo: apreciado alumno, tú tienes un arma más fuerte que el insulto, la indiferencia. Te pueden insultar pero eres tú el que decide si te afecta o no.”
Tenemos que recordar que nadie es más que nadie pero tampoco menos. Tenemos que querernos y cuidarnos, nosotros somos el mayor tesoro de nuestra vida. Cuando digo cuidarnos me refiero a interior y exteriormente. Igualmente de importante es hacer un poco de ejercicio, alimentarnos sano y cuidar nuestra piel; que leer, hablar, que nos escuchen, besar, abrazar y alabar nuestros propios logros. Esto último es importante, muchas veces no podemos ver nuestra grandeza simplemente porque no nos paramos a pensar en todo lo bueno que hacemos cada día.

Dedica unos minutos al final del día a recordar y reconocer todo lo bueno que has hecho: en tu trabajo, en tu casa, lo que ayudas a tu gente, incluso las cosas buenas que haces por gente que casi no conoces.

Cada uno somos de una manera de ser pero todos buscamos un fin común, ser felices. Cada uno será feliz de una manera pero, en definitiva, el estar a gusto con nosotros mismos, querernos mucho y poder querer a los demás ayudará a todo esto.

Levántate por la mañana segura de que va a ser un buen día y piensa que vas a conseguir lo que te propongas. No permitas que nadie te convenza de que no puedes hacer algo, de que no sirves o de que no eres la mejor. Demuéstrales a todos que te sobra fuerza, energía y ganas de luchar por lo que te propongas, demuestra tu felicidad, ayuda y comparte con los demás esa alegría. Todo se contagia, los buenos sentimientos también, así que forja un pilar de seguridad y acompáñalo con otro de alegría para que tu vida sea mejor.

Siéntete afortunada, siéntete especial, eres única, solo hay una como tú, eres inimitable y genuina. No dejes que nadie te haga cambiar de opinión. Eres grande y tu grandeza llegará hasta donde tú quieras.

 

Mira en el espejo, ¿que es lo que ves?

 

 

Leave a Reply