Mucho más que palabras

Mucho más que palabras
{lang: 'es'}

En ocasiones deberíamos pararnos a pensar dos veces lo que vamos a decir, medir nuestras palabras y nuestra forma de expresarlas. Las palabras expresadas de una manera o de otra pueden desde agradar y entenderse, hasta molestar y herir. El tono, la brusquedad, la forma y el momento de decirlas puede transformar el mensaje.

Hay palabras y frases que no deberíamos decir jamás, una vez dichas si hieren no hay marcha atrás, por mucho perdón que pidamos o nos pidan, nada será igual. En una ocasión alguien me dijo:

– Cuando hablas mal a otra persona y tus palabras le hieren pasa lo mismo que vas a ver a continuación. Coge este folio, arrúgalo hasta conseguir hacer una bola de papel.

– Cuando lo hice continuó diciéndome:

– Ahora extiende otra vez el folio sobe esta mesa, consigue que se quede tan plano como estaba en su forma original.

Evidentemente eso fue imposible, por mucho que quise no hubo manera de dejar el folio igual que estaba en su forma original. Quedaba alguna huella de la presión a que le sometí.

Con las palabras pasa lo mismo, por mucho que queramos disculparnos o arreglarlo después siempre quedará alguna huella.

También las cosas buenas, las buenas palabras, dichas de la mejor manera y en un tono adecuado llamarán más la atención. Si lo escribiera un experto en marketing te diría que a la hora de escribir un eslogan, hacerlo bien adquiere notoriedad e importancia y se convierte en ventas.

Yo no soy experto en marketing, soy Pedro Martínez y a lo largo de mi vida me he dirigido a mucha gente, algunas importantes personalidades y he podido constatar que con educación y respeto nos podemos dirigir a cualquier persona, y ella te lo agradecerá y amablemente te contestará.

Así que recuerda siempre la importancia de las palabras antes de dirigirte a alguien, antes de hablarle o escribirle, piensa lo que le vas a decir, son mucho más que palabras.

 

El poder de las palabras


 
 

Leave a Reply