Irene Villa

Irene Villa
{lang: 'es'}

Hoy te voy a contar la historia de Irene Villa. Me apetecía hablarte sobre fortaleza, superación, motivación y constancia. Ella y su historia personal es el resumen de todo lo anteriormente comentado. Irene es un ejemplo de referente personal del que todos debemos aprender, de hecho si hubiera tenido la fortuna de que una persona como ella hubiera sido mi madre, hermana o hija, estaría más que orgulloso de haber crecido junto a ella. Tanto si no la conoces, como si no recuerdas bien la historia, permíteme que te la cuente para que entiendas a qué me refiero.
Irene y yo tenemos casi la misma edad por lo que a los doce años cuando vi las aterradoras imágenes y conocí la triste noticia me sentí francamente mal. Había sufrido un atentado terrorista cuando estaba en el coche junto a su madre y a causa de él perdió sus dos piernas. Aquello se me quedó grabado, sentía ganas de hacerle llegar mi apoyo y mi afecto pero es verdad que ni había tantos medios digitales como ahora, ni tenía una edad avanzada para pensar en cómo hacérselo llegar.

Por suerte Irene se fue recuperando favorablemente y me alegraba cada noticia que hablaba de su mejoría. Una de las cosas por la que más la admiro es que en lugar de ponerse como víctima, hizo todo lo contrario. Utilizó toda aquella fama que le dió aquella noticia, y con la que fue conocida por medio mundo, para ayudar a los demás, para poder transmitir a las personas esperanza, fortaleza, alegría, ganas de vivir y muchas cosas más.

Irene era grande desde pequeña pero ahora ha ido creciendo en cuanto a edad se refiere. Durante estos años terminó los estudios de comunicación audiovisual y también de humanidades y psicología. Sus ganas de ayudar las materializa colaborando con diversas ONGs. Y sus ganas de transmitir le han llevado a impartir conferencias a jóvenes y mayores en las que transmite optimismo, fuerza de superación, entusiasmo y ganas de vivir. Sus estudios también le permiten trabajar como periodista colaborando en diferentes medios de comunicación.

Un momento importante en su vida fue la operación que cambió su vida, un proceso llamado Oseointegración que consistió en introducirle un tornillo de titanio en su fémur para que sirviera de anclaje a su prótesis.

En 2004 publicó un libro titulado “Saber que se puede”, el cual me leí en su día y me gustó tanto que regalé algún ejemplar a amigos y familiares. Hace pocos meses fue reeditado ampliando la información, es lo que tiene que Irene crezca tanto, que en este breve espacio de tiempo han tenido que ampliar su historia, y por supuesto a mejor. Ahora está terminado de escribir otro nuevo libro.

Otra pasión de Irene es el esquí, en la que como en todo lo que se propone destaca. Es un deporte que me gusta y admiro a la gente que lo domina, así que a ella aún la admiro más.

Actualmente está embarcada en el mejor proyecto posible, en un proyecto de vida y esperanza. Irene se casó y actualmente está embaraza. Pronto será madre y recibirá el mejor regalo que nos puede hacer la vida, un hijo.
Supongo que después de haber leído todo esto comprenderás por qué he elegido contarte la historia de Irene como ejemplo de superación y tomarla como referente personal. Quizá como la historia de su vida fue creciendo en paralelo a la mía, siempre sentí las ganas de transmitirle esa gratitud y admiración por su forma de ser, por ayudar. Poder darle un abrazo y poder decirle que tiene razón, que se puede, y gracias a personas como ella mucha gente puede y podrá.

“Gracias a Irene por su ayuda, afecto y la cesión de estas fotografías”

www.irenevilla.es

 

Perdón para vivir

 

 

 

Leave a Reply